Ley no inhiba la innovación: fintech

0
680

 

Jugadores del sector fintech demandan que el proyecto de ley para regularlos, que se presentará en el próximo periodo ordinario de sesiones (a partir de septiembre) como anunció la autoridad hace unos días, no contenga elementos que inhiban de manera importante la innovación en servicios financieros.

Martin Mexia, cofundador y director de Payit (fintech de pagos), considera que es muy importante tener una ley que regule al sector en beneficio de todos. Sin embargo, precisa que ésta puede o “matar” al sector, o hacer de México una potencia mundial.

“Tenemos todo para ser una potencia mundial en cuestión fintech (…) puede ser que la ley nos ponga contra la pared; que nos ponga muchas trabas; que las trabas que te pongan sea mucho dinero. Eso solamente va a inhibir la entrada de nuevos jugadores y la entrada de innovación si deciden hacer eso”, menciona.

En entrevista, el emprendedor destaca que, de acuerdo con lo que se ha revisado del proyecto, piden a este tipo de empresas contar entre 300,000 y 400,000 dólares sólo para tener la parte de cumplimiento.

“El punto de la ley siempre debe ser proteger al consumidor, pero nunca tratar de frenar la innovación”, acota.

Agrega: “Vamos a ver cómo la podemos sacar. Es lo que estamos pidiendo: no nos inhibas; estamos haciendo pruebas, viendo de qué manera funciona. Es lo que nos preocupa, que estén inhibiendo la innovación y la entrada de nuevos jugadores que pueden de verdad hacer la diferencia (en materia de inclusión financiera)”.

Por otra parte, considera que hoy algunos bancos ven a las fintech como competencia y no como aliados.

Payit es una red social de pagos a través de la cual se puede cobrar o pagar a amigos (que tengan la misma aplicación) de forma directa, al estar conectada a una cuenta de débito o crédito.

A decir de Mexia, el objetivo de Payit es “deshacernos del efectivo por completo” en unos años. En menos de un año de operación, esta fintech cuenta ya con más de 62,000 usuarios y ha logrado la transacción de más de 6 millones de pesos. Hace unos días ganó una competencia en México de Seedstars, y en abril del 2018 competirá en Suiza por un premio de hasta 1 millón de dólares para inversión.

Por otra parte, David Lask, cofundador de Creze, fintech de crédito a pequeñas y medianas empresas (pymes), coincide en que la ley fintech es una necesidad en México, dado que este mercado también tiene sus riesgos.

No obstante, considera que lo importante es qué se va hacer después con ésta. “Va a poner bastantes controles sobre las diferentes empresas del sector, que es algo bueno. Pero sí es importante que, con base en esto, se puedan identificar los focos rojos, los focos verdes, hacia dónde hay que ampliar el mercado, hacia dónde hay que restringirlo y ampliarlo y que no se quede como una cosa que sólo ocurrió una vez. Que sea constante la mejora para poder regular el mercado de forma adecuada y de una forma especializada a las diferentes ofertas fintech”.

Creze presta a las pymes que tradicionalmente no son atendidas por la banca y de una forma rápida y personalizada. En un año y medio de operación se han otorgado 200 créditos por un total de 40 millones de pesos.

“Nacimos hace año y medio con base en la necesidad de que en México hay una brecha de acceso a financiamiento por parte de las pymes, que es de aproximadamente 60,000 millones de dólares a causa de que la banca tradicional se ha enfocado mucho más en atender las necesidades de las empresas más grandes”, dice.

Ambas empresas, como casi la totalidad de las fintech, se fondean a través de fondos nacionales e internacionales.